Aside 18 Jul
Imagen

 

Julio Cortázar
(1914-1984)

Continuidad de los parques
(Final del juego, 1956)

         Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestion de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.
         Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subio los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oidos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

 

   

“Luvina” Summary

25 Mar
Imagen

Like other stories in The Burning Plain, “Luvina” is written in the form of a confession or story told by one man to another. In this case the speaker is the teacher who previously taught in the town of Luvina, speaking to the new teacher who is about to travel there. The reader does not discover this until midway through the story, however. The narration occurs in first person except in moments where an omniscient narrator intervenes with some general details about the scene.

 

The story begins with a description of the terrain in which the town is situated. Luvina is a mountain in the south and it is “the highest and the rockiest.” The narrator goes on to describe in great detail how treacherous the mountainous terrain is. It is “steep and slashed on all sides by deep barrancas, so deep you can’t make out the bottom.”

The man speaking goes quiet for a moment and the sound of the river can be heard along with the air gently rustling through the tree branches. The sounds of children playing can also be heard. Because of this the reader knows that the two men are not currently in the town of Luvina.

The speaker asks for two more beers from the barman named Camilo. He continues talking to his listener about Luvina, describing the landscape and the lack of luxuries – like the beer they are now drinking. After much of this description, the reader learns that the narrator used to live in Luvina, where the listener will be visiting. He says, “I went to that place full of illusions and returned old and worn out.”

He says that when he first arrived in Luvina the mule driver who took him didn’t even want to stop in the town. He left “spurring his horses on as if he was leaving some place haunted by the devil.” The narrator was left with his wife and three children in the middle of the plaza, and all they could hear was the wind. He then asked his wife: “What country are we in, Agripina?” She didn’t answer and he sent her to find a place to eat and spend the night. Agripina is not able to find either, and ends up sleeping with her child in the church. When the narrator finds her there, she explains that she was denied food.

The family sleeps in the church. They awaken to see the women of Luvina carrying their water jugs down to the river for water: “As if they were shadows they started walking down the street with their black water jugs.”

The narrator says that the only people who live in Luvina are these dealth-like old women and the unborn children. Everyone flees the town.

The narrator explains that one day he tried to convince the inhabitants that they should go to another place where the land was good, or to at least ask for the government’s help. After all, the government was beholden to them because it is their country. In response, the people of Luvina laughed at his naive speech. The narrator explains that they were right. The only time the government visits Luvina is when one of its sons has done something wrong in a part of the country that matters: “Then he sends to Luvina for him and they kill him.” The narrator explains that the only reason the people of Luvina don’t leave is because they do not want to abandon their dead.

The narrator explains that this is why he left Luvina and does not intend to return. His listener, however, is going there in a few hours. He remembers how fifteen years ago told him the same thing when they assigned him to teach there: “you’re going to San Juan Luvina.” He remarks that once upon a time he was idealistic and hoped to change the town and make a difference, “but it didn’t work out in Luvina. I made the experiment and it failed.” The name “San Juan Luvina” originally sounded heavenly to him, but now he knows it is “purgatory;” “A dying place where even the dogs have died off, so there’s not a creature to bark at the silence.” He remarks that when the young teacher arrives there he will understand.

The narrator then proposes that the two ask the bartender for some mescal instead of more beers. He is about to begin talking again, but goes silent as his gaze becomes fixed on the table where the carcasses of flying ants have collected in a ring around the lamp. The night closes in outside and the children’s shouts are now further away. The narrator finally falls asleep on the table.

Analysis

In terms of building an atmosphere of suspenseful malevolence, “Luvina” might well be Rulfo’s most chilling tale. This is quite an accomplishment given no one dies in the story, and Rulfo’s cultivation of dread is often predicated upon the presence or presentiment of death. It is also notable that this story is practically devoid of action. It is simply one man’s account of his first visit and subsequent stay in Luvina, told to a listener who is about to depart for the town and does not speak. The only tangible action in the story is the narrator’s description of his family’s first night in the town (his wife finds refuge in an abandoned church and the family cannot sleep because of the wind and the bat-like shuffling sound made by the town’s women before dawn). Other than this, the vast majority of this story is comprised of vivid description of the town and the natural elements that endeavor to rid the town of any vestiges of life. As a result, the wind is really the only active “character” that inhabits the town. Everyone else simply “waits for death.”

The descriptions of the wind are particularly frightening: “it takes hold of things in Luvina as if it was going to bite them,” “sweeping along Luvina’s streets, bearing behind it a black blanket,” “it scratches like it had nails: scraping the walls, tearing off strips of earth, digging with its sharp shovel under the doors, until you feel it boiling inside of you as if it was going to remove the hinges of your very bones.” The wind is not the only inhospitable aspect of Luvina’s environment, however. It’s backdrop is equally menacing: the moon is “the image of despair,” the hills are “silent as if they were dead” and Luvina sits atop “the highest hill with its white houses like a crown of the dead.” The horizon is also “always clouded over by a dark stain that never goes away,” the terrain “is steep and slashed on all sides by deep barrancas, so deep you can’t make out the bottom,” and as one walks on the ground it’s “as if the earth itself had grown thorns there.” All these descriptions make Luvina the most threatening and cruel terrain in The burning plain. The barren Great Plain in “They gave us the land” might seem like stiff competition, but it lacks the “active” menace of the wind in “Luvina” that willfully seeks out life in order to slowly wear it down and eventually extinguish it.

The interiorization of the narrative action in “Luvina” (in the memory of the narrator) will be familiar to readers who have read Rulfo’s later and best known work, Pedro Páramo. This technique is intensified in Pedro Páramo, where much of the narration follows the thoughts of the characters, often in a “stream of consciousness” format. This is not the only similarity between the novel and “Luvina,” however. On the contrary, “Luvina” and Pedro Páramo are so similar that the characters in the short story could easily fit into the novel and vice-versa. In “Luvina” the town’s inhabitants have an ethereal, ghostly quality about them, and the same is true of the residents of Comala in Pedro Páramo. In fact, in the novel the characters actually are ghosts, although the reader does not realize this until late in the story. While Luvina is described in the story as “purgatory,” and Comala is most certainly yet another place where lost souls cannot find rest. One wonders if perhaps the idea for Rulfo’s master work might draw heavily on “Luvina.”

While Luvina might seem otherwordly, like the other stories in The burning plain it is nevertheless tied into the Mexico’s historical reality during the post-revolutionary period. In this story the critical social issue at hand is the education of a country in desperate need of social justice and modernization. As the narrator explains, however, not only is the government deaf to the needs of the citizens of Luvina (it only pays them a visit when in pursuit of one of their delinquent sons), but the citizens themselves are so closely tied to provincial traditions that they cannot bear the thought of abandoning the town. This would mean leaving dead ancestors behind, perhaps a metaphor for their strong attachment to the past: “If we leave, who’ll bring along our dead ones?”

These two forces combine to crush the idealism of even the most spirited educators, as was the narrator’s case so long ago. As the he describes his urging of the townspeople to appeal to the government for assistance, we are reminded that—for the first time in The burning plain—the protagonist is a employee and promoter of the revolutionary government. However, his time in Luvina changes his mind about both the hope for the modernization of rural Mexico and its political trajectory since he eventually confesses that the citizens were right all along and the leaders aren’t aware of the existence of towns like this. In the end it is clear that the likelihood of successfully integrating Luvina into the nation — the task laid out for both the towns old (the narrator) and new (the listener) teachers — is slim. In fact, one wonders by the story’s end if the new teacher was not scared off by the narrator long before the story’s end, or if the narrator has been talking to himself all along.

 

Luvina, por Juan Rulfo

14 Mar

Imagen

(Edward Munch)

De los cerros altos del sur, el de Luvina es el más alto y el más pedregoso. Está plagado de esa piedra gris con la que hacen la cal, pero en Luvina no hacen cal con ella ni le sacan ningún provecho. Allí la llaman piedra cruda, y la loma que sube hacia Luvina la nombran Cuesta de la Piedra Cruda. El aire y el sol se han encargado de desmenuzarla, de modo que la tierra de por allí es blanca y brillante como si estuviera rociada siempre por el rocío del amanecer; aunque esto es un puro decir, porque en Luvina los días son tan fríos como las noches y el rocío se cuaja en el cielo antes que llegue a caer sobre la tierra.

…Y la tierra es empinada. Se desgaja por todos lados en barrancas hondas, de un fondo que se pierde de tan lejano. Dicen los de Luvina que de aquellas barrancas suben los sueños; pero yo lo único que vi subir fue el viento, en tremolina, como si allá abajo lo hubieran encañonado en tubos de carrizo. Un viento que no deja crecer ni a las dulcamaras: esas plantitas tristes que apenas si pueden vivir un poco untadas en la tierra, agarradas con todas sus manos al despeñadero de los montes. Sólo a veces, allí donde hay un poco de sombra, escondido entre las piedras, florece el chicalote con sus amapolas blancas. Pero el chicalote pronto se marchita. Entonces uno lo oye rasguñando el aire con sus ramas espinosas, haciendo un ruido como el de un cuchillo sobre una piedra de afilar.

-Ya mirará usted ese viento que sopla sobre Luvina. Es pardo. Dicen que porque arrastra arena de volcán; pero lo cierto es que es un aire negro. Ya lo verá usted. Se planta en Luvina prendiéndose de las cosas como si las mordiera. Y sobran días en que se lleva el techo de las casas como si se llevara un sombrero de petate, dejando los paredones lisos, descobijados. Luego rasca como si tuviera uñas: uno lo oye mañana y tarde, hora tras hora, sin descanso, raspando las paredes, arrancando tecatas de tierra, escarbando con su pala picuda por debajo de las puertas, hasta sentirlo bullir dentro de uno como si se pusiera a remover los goznes de nuestros mismos huesos. Ya lo verá usted.

El hombre aquel que hablaba se quedó callado un rato, mirando hacia afuera.

Hasta ellos llegaba el sonido del río pasando sus crecidas aguas por las ramas de los camichines, el rumor del aire moviendo suavemente las hojas de los almendros, y los gritos de los niños jugando en el pequeño espacio iluminado por la luz que salía de la tienda.

Los comejenes entraban y rebotaban contra la lámpara de petróleo, cayendo al suelo con las alas chamuscadas. Y afuera seguía avanzando la noche.

-¡Oye, Camilo, mándanos otras dos cervezas más! -volvió a decir el hombre. Después añadió:

-Otra cosa, señor. Nunca verá usted un cielo azul en Luvina. Allí todo el horizonte está desteñido; nublado siempre por una mancha caliginosa que no se borra nunca. Todo el lomerío pelón, sin un árbol, sin una cosa verde para descansar los ojos; todo envuelto en el calín ceniciento. Usted verá eso: aquellos cerros apagados como si estuvieran muertos y a Luvina en el más alto, coronándolo con su blanco caserío como si fuera una corona de muerto…

Los gritos de los niños se acercaron hasta meterse dentro de la tienda. Eso hizo que el hombre se levantara, fuera hacia la puerta y les dijera: “¡Váyanse más lejos! ¡No interrumpan! Sigan jugando, pero sin armar alboroto.”

Luego, dirigiéndose otra vez a la mesa, se sentó y dijo:

-Pues sí, como le estaba diciendo. Allá llueve poco. A mediados de año llegan unas cuantas tormentas que azotan la tierra y la desgarran, dejando nada más el pedregal flotando encima del tepetate. Es bueno ver entonces cómo se arrastran las nubes, cómo andan de un cerro a otro dando tumbos como si fueran vejigas infladas; rebotando y pegando de truenos igual que si se quebraran en el filo de las barrancas. Pero después de diez o doce días se van y no regresan sino al año siguiente, y a veces se da el caso de que no regresen en varios años.

“…Sí, llueve poco. Tan poco o casi nada, tanto que la tierra, además de estar reseca y achicada como cuero viejo, se ha llenado de rajaduras y de esa cosa que allí llama ‘pasojos de agua’, que no son sino terrones endurecidos como piedras filosas que se clavan en los pies de uno al caminar, como si allí hasta a la tierra le hubieran crecido espinas. Como si así fuera.”

Bebió la cerveza hasta dejar sólo burbujas de espuma en la botella y siguió diciendo:

-Por cualquier lado que se le mire, Luvina es un lugar muy triste. Usted que va para allá se dará cuenta. Yo diría que es el lugar donde anida la tristeza. Donde no se conoce la sonrisa, como si a toda la gente le hubieran entablado la cara. Y usted, si quiere, puede ver esa tristeza a la hora que quiera. El aire que allí sopla la revuelve, pero no se la lleva nunca. Está allí como si allí hubiera nacido. Y hasta se puede probar y sentir, porque está siempre encima de uno, apretada contra de uno, y porque es oprimente como un gran cataplasma sobre la viva carne del corazón.

“…Dicen los de allí que cuando llena la luna, ven de bulto la figura del viento recorriendo las calles de Luvina, llevando a rastras una cobija negra; pero yo siempre lo que llegué a ver, cuando había luna en Luvina, fue la imagen del desconsuelo… siempre.

”Pero tómese su cerveza. Veo que no le ha dado ni siquiera una probadita. Tómesela. O tal vez no le guste así tibia como está. Y es que aquí no hay de otra. Yo sé que así sabe mal; que agarra un sabor como a meados de burro. Aquí uno se acostumbra. A fe que allá ni siquiera esto se consigue. Cuando vaya a Luvina la extrañará. Allí no podrá probar sino un mezcal que ellos hacen con una yerba llamada hojasé, y que a los primeros tragos estará usted dando de volteretas como si lo chacamotearan. Mejor tómese su cerveza. Yo sé lo que le digo.”

Allá afuera seguía oyéndose el batallar del río. El rumor del aire. Los niños jugando. Parecía ser aún temprano, en la noche.

El hombre se había ido a asomar una vez más a la puerta y había vuelto. Ahora venía diciendo:

-Resulta fácil ver las cosas desde aquí, meramente traídas por el recuerdo, donde no tienen parecido ninguno. Pero a mí no me cuesta ningún trabajo seguir hablándole de lo que sé, tratándose de Luvina. Allá viví. Allá dejé la vida… Fui a ese lugar con mis ilusiones cabales y volví viejo y acabado. Y ahora usted va para allá… Está bien. Me parece recordar el principio. Me pongo en su lugar y pienso… Mire usted, cuando yo llegué por primera vez a Luvina… ¿Pero me permite antes que me tome su cerveza? Veo que usted no le hace caso. Y a mí me sirve de mucho. Me alivia. Siento como si me enjuagara la cabeza con aceite alcanforado… Bueno, le contaba que cuando llegué por primera vez a Luvina, el arriero que nos llevó no quiso dejar siquiera que descansaran las bestias. En cuanto nos puso en el suelo, se dio media vuelta:

“-Yo me vuelvo -nos dijo.

“Espera, ¿no vas a dejar sestear a tus animales? Están muy aporreados.

“-Aquí se fregarían más -nos dijo- mejor me vuelvo.

“Y se fue dejándose caer por la Cuesta de la Piedra Cruda, espoleando sus caballos como si se alejara de algún lugar endemoniado.

“Nosotros, mi mujer y mis tres hijos, nos quedamos allí, parados en la mitad de la plaza, con todos nuestros ajuares en nuestros brazos. En medio de aquel lugar en donde sólo se oía el viento…

“Una plaza sola, sin una sola yerba para detener el aire. Allí nos quedamos.

“Entonces yo le pregunté a mi mujer:

“-¿En qué país estamos, Agripina?

“Y ella se alzó de hombros.

“-Bueno, si no te importa, ve a buscar dónde comer y dónde pasar la noche. Aquí te aguardamos -le dije.

“Ella agarró al más pequeño de sus hijos y se fue. Pero no regresó.

“Al atardecer, cuando el sol alumbraba sólo las puntas de los cerros, fuimos a buscarla. Anduvimos por los callejones de Luvina, hasta que la encontramos metida en la iglesia: sentada mero en medio de aquella iglesia solitaria, con el niño dormido entre sus piernas.

“-¿Qué haces aquí Agripina?

“-Entré a rezar -nos dijo.

“-¿Para qué? -le pregunté yo.

“Y ella se alzó de hombros.

“Allí no había a quién rezarle. Era un jacalón vacío, sin puertas, nada más con unos socavones abiertos y un techo resquebrajado por donde se colaba el aire como un cedazo.

“-¿Dónde está la fonda?

“-No hay ninguna fonda.

“-¿Y el mesón?

“-No hay ningún mesón

“-¿Viste a alguien? ¿Vive alguien aquí? -le pregunté.

“-Sí, allí enfrente… unas mujeres… Las sigo viendo. Mira, allí tras las rendijas de esa puerta veo brillar los ojos que nos miran… Han estado asomándose para acá… Míralas. Veo las bolas brillantes de su ojos… Pero no tienen qué darnos de comer. Me dijeron sin sacar la cabeza que en este pueblo no había de comer… Entonces entré aquí a rezar, a pedirle a Dios por nosotros.

“-¿Porqué no regresaste allí? Te estuvimos esperando.

“-Entré aquí a rezar. No he terminado todavía.

“-¿Qué país éste, Agripina?

“ Y ella volvió a alzarse de hombros.

“Aquella noche nos acomodamos para dormir en un rincón de la iglesia, detrás del altar desmantelado. Hasta allí llegaba el viento, aunque un poco menos fuerte. Lo estuvimos oyendo pasar encima de nosotros, con sus largos aullidos; lo estuvimos oyendo entrar y salir de los huecos socavones de las puertas; golpeando con sus manos de aire las cruces del viacrucis: unas cruces grandes y duras hechas con palo de mezquite que colgaban de las paredes a todo lo largo de la iglesia, amarradas con alambres que rechinaban a cada sacudida del viento como si fuera un rechinar de dientes.

“Los niños lloraban porque no los dejaba dormir el miedo. Y mi mujer, tratando de retenerlos a todos entre sus brazos. Abrazando su manojo de hijos. Y yo allí, sin saber qué hacer.

“Poco después del amanecer se calmó el viento. Después regresó. Pero hubo un momento en esa madrugada en que todo se quedó tranquilo, como si el cielo se hubiera juntado con la tierra, aplastando los ruidos con su peso… Se oía la respiración de los niños ya descansada. Oía el resuello de mi mujer ahí a mi lado:

“-¿Qué es? -me dijo.

“-¿Qué es qué? -le pregunté.

“-Eso, el ruido ese.

“-Es el silencio. Duérmete. Descansa, aunque sea un poquito, que ya va a amanecer.

“Pero al rato oí yo también. Era como un aletear de murciélagos en la oscuridad, muy cerca de nosotros. De murciélagos de grandes alas que rozaban el suelo. Me levanté y se oyó el aletear más fuerte, como si la parvada de murciélagos se hubiera espantado y volara hacia los agujeros de las puertas. Entonces caminé de puntitas hacia allá, sintiendo delante de mí aquel murmullo sordo. Me detuve en la puerta y las vi. Vi a todas las mujeres de Luvina con su cántaro al hombro, con el rebozo colgado de su cabeza y sus figuras negras sobre el negro fondo de la noche.

“-¿Qué quieren? -les pregunté- ¿Qué buscan a estas horas?

“ Una de ellas respondió:

“-Vamos por agua.

“Las vi paradas frente a mí, mirándome. Luego, como si fueran sombras, echaron a caminar calle abajo con sus negros cántaros.

“ No, no se me olvidará jamás esa primera noche que pasé en Luvina.

“…¿No cree que esto se merece otro trago? Aunque sea nomás para que se me quite el mal sabor del recuerdo.”


-Me parece que usted me preguntó cuántos años estuve en Luvina, ¿verdad…? La verdad es que no lo sé. Perdí la noción del tiempo desde que las fiebres me lo enrevesaron; pero debió haber sido una eternidad… Y es que allá el tiempo es muy largo. Nadie lleva la cuenta de las horas ni a nadie le preocupa cómo van amontonándose los años. Los días comienzan y se acaban. Luego viene la noche. Solamente el día y la noche hasta el día de la muerte, que para ellos es una esperanza.

“Usted ha de pensar que le estoy dando vueltas a una misma idea. Y así es, sí señor… Estar sentado en el umbral de la puerta, mirando la salida y la puesta del sol, subiendo y bajando la cabeza, hasta que acaban aflojándose los resortes y entonces todo se queda quieto, sin tiempo, como si viviera siempre en la eternidad. Esto hacen allí los viejos.

“Porque en Luvina sólo viven los puros viejos y los que todavía no han nacido, como quien dice… Y mujeres sin fuerzas, casi trabadas de tan flacas. Los niños que han nacido allí se han ido… Apenas les clarea el alba y ya son hombres. Como quien dice, pegan el brinco del pecho de la madre al azadón y desaparecen de Luvina. Así es allí la cosa.

“Sólo quedan los puros viejos y las mujeres solas, o con un marido que anda donde sólo Dios sabe dónde… Vienen de vez en cuando como las tormentas de que les hablaba; se oye un murmullo en todo el pueblo cuando regresan y un como gruñido cuando se van… Dejan el costal de bastimento para los viejos y plantan otro hijo en el vientre de sus mujeres, y ya nadie vuelve a saber de ellos hasta el año siguiente, y a veces nunca… Es la costumbre. Allí le dicen la ley, pero es lo mismo. Los hijos se pasan la vida trabajando para los padres como ellos trabajaron para los suyos y como quién sabe cuántos atrás de ellos cumplieron con su ley…

“Mientras tanto, los viejos aguardan por ellos y por el día de la muerte, sentados en sus puertas, con los brazos caídos, movidos sólo por esa gracia que es la gratitud del hijo… Solos, en aquella soledad de Luvina.

“Un día traté de convencerlos de que se fueran a otro lugar, donde la tierra fuera buena. ‘¡Vámonos de aquí! -les dije-. No faltará modo de acomodarnos en alguna parte. El Gobierno nos ayudará.’

“Ellos me oyeron, sin parpadear, mirándome desde el fondo de sus ojos, de los que sólo se asomaba una lucecita allá muy adentro.

“-¿Dices que el Gobierno nos ayudará, profesor? ¿Tú no conoces al Gobierno?

“Les dije que sí.

“-También nosotros lo conocemos. Da esa casualidad. De lo que no sabemos nada es de la madre de Gobierno.

“Yo les dije que era la Patria. Ellos movieron la cabeza diciendo que no. Y se rieron. Fue la única vez que he visto reír a la gente de Luvina. Pelaron los dientes molenques y me dijeron que no, que el Gobierno no tenía madre.

“Y tienen razón, ¿sabe usted? El señor ese sólo se acuerda de ellos cuando alguno de los muchachos ha hecho alguna fechoría acá abajo. Entonces manda por él hasta Luvina y se lo matan. De ahí en más no saben si existe.

“-Tú nos quieres decir que dejemos Luvina porque, según tú, ya estuvo bueno de aguantar hambres sin necesidad -me dijeron-. Pero si nosotros nos vamos, ¿quién se llevará a nuestros muertos? Ellos viven aquí y no podemos dejarlos solos.

“Y allá siguen. Usted los verá ahora que vaya. Mascando bagazos de mezquite seco y tragándose su propia saliva. Los mirará pasar como sombras, repegados al muro de las casas, casi arrastrados por el viento.

“-¿No oyen ese viento? -les acabé por decir-. Él acabará con ustedes.

“-Dura lo que debe de durar. Es el mandato de Dios -me contestaron-. Malo cuando deja de hacer aire. Cuando eso sucede, el sol se arrima mucho a Luvina y nos chupa la sangre y la poca agua que tenemos en el pellejo. El aire hace que el sol se esté allá arriba. Así es mejor.

“Ya no volví a decir nada. Me salí de Luvina y no he vuelto ni pienso regresar.

“…Pero mire las maromas que da el mundo. Usted va para allá ahora, dentro de pocas horas. Tal vez ya se cumplieron quince años que me dijeron a mí lo mismo: ‘Usted va a ir a San Juan Luvina.’

En esa época tenía yo mis fuerzas. Estaba cargado de ideas… Usted sabe que a todos nosotros nos infunden ideas. Y uno va con esa plata encima para plasmarla en todas partes. Pero en Luvina no cuajó eso. Hice el experimento y se deshizo…

“San Juan Luvina. Me sonaba a nombre de cielo aquel nombre. Pero aquello es el purgatorio. Un lugar moribundo donde se han muerto hasta los perros y ya no hay ni quien le ladre al silencio; pues en cuanto uno se acostumbra al vendaval que allí sopla, no se oye sino el silencio que hay en todas las soledades. Y eso acaba con uno. Míreme a mí. Conmigo acabó. Usted que va para allá comprenderá pronto lo que le digo..

“¿Qué opina usted si le pedimos a este señor que nos matice unos mezcalitos? Con la cerveza se levanta uno a cada rato y eso interrumpe mucho la plática. ¡Oye , Camilo, mándanos ahora unos mezcales!

“Pues sí, como le estaba yo diciendo…”

Pero no dijo nada. Se quedó mirando un punto fijo sobre la mesa donde los comejenes ya sin sus alas rondaban como gusanitos desnudos.

Afuera seguía oyéndose cómo avanzaba la noche. El chapoteo del río contra los troncos de los camichines. El griterío ya muy lejano de los niños. Por el pequeño cielo de la puerta se asomaban las estrellas.

El hombre que miraba a los comejenes se recostó sobre la mesa y se quedó dormido.

FIN

Ejercicios Español Avanzado

10 Mar

Roberto Matta 06

  1. En la compañía se está decidiendo estos días si ___________ nuevos horarios para los trabajadores.
    1. haya
    2. habrá
  2. María no era de la opinión de que ______________ todos a casa de Juan, pero al final fuimos.
    1. fuéramos
    2. vayamos
  3. En las vacaciones en Brasil gasté mucho dinero, más ___________ pensaba: es que era todo tan bonito…
    1. de lo que
    2. que lo que
  4. A Luisa le dio _________ decir que tenía sueño y se fue a casa.
    1. por
    2. en
  5. No tenemos ___________ idea de qué habrá podido pasar en la última jornada de Bolsa porque hemos estado de vacaciones.
    1. ninguna
    2. ni
  6. Yo creo que a Carlos no le gustó nada que ___________________ en su casa sin avisar.
    1. nos presentáramos
    2. nos hayamos presentado
  7. No estoy dispuesta a irme sin que ____________________ la verdad.
    1. me aclararían
    2. me aclaren
  8. No sé si a Clara _________ han devuelto ya las maletas que perdió en el aeropuerto.
    1. la
    2. le
  9. ¿Dónde han estado los chicos toda la tarde, que no los he visto?
    —No sé, _______________________ porque mañana tienen un examen importante.
    1. han estado estudiando
    2. estuvieron estudiando
    3. habrán estado estudiando
    4. habían estado estudiando
  10. ¿Vas a asistir a la inauguración de la nueva sede?
    —Si tengo tiempo, ______________ voy.
    1. tampoco
    2. ojalá
    3. tal vez
    4. puede que
  11. Yo ________ tú, hablaría con ella, es lo mejor para aclarar la situación.
    1. de
    2. en
    3. por
    4. que
  12. Ella le dijo que, si de verdad la ______________, se lo demostrara.
    1. quería
    2. quisiera
    3. quiere
    4. querrá
  13. El hecho _________________ lo eliminaron de la lista de candidatos todavía no está claro.
    1. de que
    2. por el cual
    3. de lo que
    4. al cual
  14. ____________ que se traslade a vivir a esta casa estará encantado con el paisaje alrededor.
    1. Quienquiera
    2. Comoquiera
    3. Dondequiera
    4. Cualquier
  15. Nadie conseguirá aprobar ese examen ________________ se prepare a conciencia: es muy duro.
    1. menos si
    2. a menos que
    3. como si
    4. solo si
Video

Entrevista a Juan Rulfo

5 Mar

Análisis del cuento “No oyes ladrar a los perros”

5 Mar

No oyes ladrar los perros”
Esta historia, incluida en el volumen de cuentos El llano en llamas, presenta a un padre llevando a su hijo herido al pueblo para curarlo. La misma puede dividirse en dos secciones. La primera cuenta el viaje de padre e hijo y acaba en el momento en que el padre avista el pueblo; la segunda parte es breve, de unas pocas líneas y en ella el padre oye ladrar los perros que le anuncian la presencia del pueblo, y reprocha al hijo su falta de ayuda, mientras que el mismo no responde por estar desfallecido o muerto.

El cuento se basa temáticamente en la narración del conflicto entre un padre y su hijo, tan común en la ficción de Rulfo. No es este, sin embargo, el único interés del relato, ya que el mismo pone en evidencia otros temas que se repiten en la obra del escritor mexicano y que permiten considerar a “No oyes ladrar los perros” como un posible punto de entrada para estudiar la totalidad de la producción escrita de Rulfo. Siendo así, es posible afirmar que los temas presentados por este cuento son, entre otros, los siguientes:

  • las relaciones familiares,
  • la visión subjetiva del espacio, que lleva a
  • la alienación y la fragmentación del cuerpo,
  • la inutilidad del lenguaje como medio de comunicación,
  • el tiempo y su ordenamiento cronológico

Relaciones familiares
La narración que nos ocupa se estructura en base a la relación entre Ignacio, el hijo, y su padre, cuyo nombre se ignora. Dicha relación se revela a través del diálogo que mantienen ambos cuando Ignacio, herido en el llano, es llevado a cuestas por su padre hacia el pueblo de Tonaya, durante la noche, para ser curado. El cuento de alguna manera plantea la aventura del héroe y, en este caso, los héroes son dos: el hijo, un héroe corrupto y descarriado, y el padre, un héroe salvador. Además de este aspecto casi mítico del tema del héroe destacado por la crítica, es posible observar en las relaciones paterno-filiales y en su deterioro las transformaciones que en el medio social del campo mexicano estaba trayendo consigo el cambio de modos productivos, de uno de carácter latifundista que sostenía relaciones sociales de tipo más bien cuasi-medieval, a una explotación capitalista y privada de la tierra. Como resultado de los cambios sociales y económicos operados en el agro mexicano a partir de la Revolución de 1910 y mís precisamente en las décadas de los años 30s a 50s del siglo pasado, la forma de vida tradicional del campesino estaba cambiando como así también sus relaciones familiares. Por ejemplo, en este cuento, el padre salva a su hijo, quien antes había matado a su padrino, hecho gravísimo bajo la óptica de una relación tradicional de compadrazgo.

A medida que transcurre la historia la relación entre padre e hijo cambia de tono emocional, cambio que se percibe a través del uso de “usted” y de “tu” que hace variar las distancias afectivas entre ambos. El padre trata de “usted” a Ignacio cuando le reprocha su actitud: “Y estoy seguro de que, en cuanto se sienta usted bien, volverá a sus malos pasos” (Toda la obra 136. Las citas se toman de esta edición). El “tu” acerca emocionalmente al padre con el hijo: “-Me oíste, Ignacio? Te digo que no veo bien” (135). La relación entre los cuerpos de estos dos personajes refleja su relación familiar. La misma mantiene le pesa al padre, físicamente así como emocionalmente, y se puede decir que mantiene a lo largo del relato una dirección vertical, uniendo un “allá arriba”, los hombros del padre donde se encuentra el hijo, con un “aquí abajo” en donde está anclada la voz y el punto de vista del progenitor: “-Tú que vas alláarriba, Ignacio, dime si no oyes alguna señal de algo o si ves alguna luz en alguna parte” (134). Este peso, esta carga, también tiene su parte positiva, en tanto los hombres, a pesar de sus conflictos, se unen para ayudarse. Es así como en el segundo párrafo del cuento aparece por primera vez la voz del autor que sintetiza la relación física entre ellos aunándolos como una sola figura: “La sombra larga y negra de los hombres siguió movióndose de arriba abajo, trepándose a las piedras, disminuyendo y creciendo según avanzaba por la orilla del arroyo. Era una sola sombra, tambaleante” (134). La relación paterno-filial se ve signada, asimismo, por una ausencia dolorosa, la de la madre. Como en otros cuentos de Rulfo, por ejemplo “La herencia de Matilde Arcángel”, hay una referencia dolorosa a la madre, quien sólo aparece en el espacio de las palabras y de la memoria del padre. A pesar de no estar presente, la mujer en este relato es el motor de las acciones, ya que según sabemos por las palabras del padre, si no fuera por ella, el hijo estaría “tirado allí” (136) donde lo encontró el padre; es ella la que le da ánimos al viejo para que lo lleve a curarse: “Es ella la que me da ánimos, no usted” (136) afirma el padre. Dice más adelante: “Todo esto que hago no lo hago por usted. Lo hago por su difunta madre” (136).

A pesar del deseo del padre de que el hijo se cure física y moralmente, comprende que aunque Ignacio se cure, “volverá a sus malos pasos” (136), no habrácambiado su actitud para nada. Y quizás mejor entonces que la madre no esté presente; como afirma el padre: “Y tú la hubieras matado otra vez si ella estuviera viva a estas alturas” (137).

Visión subjetiva del espacio
En el caso de los relatos de Rulfo, los cuentos narrados en primera persona parecen ser de enfoque interno, fijo, es decir restringidos a la perspectiva de un solo personaje que trasmite sus impresiones, mientras que las historias presentadas en tercera persona tendrían la ventaja de dejarnos saber “qué sucede” en realidad, a través de la voz narratorial. Sin embargo, esto no es tan obvio como parece. Aún en una narración en tercera persona es posible encontrar relatos de enfoque interno el cual puede tener una perspectiva fija o no (Peavler, “Perspectiva” 846). Este último es el caso de “No oyes ladrar los perros” donde, con algunas excepciones, la perspectiva de “quién ve” es la del padre y en donde aún las descripciones de autor refieren constantemente a este punto de vista. Tal perspectiva desde la mirada del padre se ve reforzada por el uso de los adverbios “acá”, cuando se refieren a él, y “allá” cuando se refieren al hijo: “El otro iba allá arriba, todo iluminado por la luna, con su cara descolorida, sin sangre, reflejando una luz opaca. Y él acá abajo”(135). La relevancia del punto de vista del padre hace que sus impresiones sean las que guían al lector y, en este sentido, las percepciones del padre son casi exclusivamente el registro que nos permiten saber qué sucede.

Si este es el caso, el ámbito espacial donde se desarrolla el relato también se ve a partir de la perspectiva del padre. El espacio puede dividirse en dos campos: el corporal, el de la relación física entre padre e hijo, y el más amplio del llano que se contrapone al del pueblo. El primer espacio, ya mencionado, se define por la relación entre el “acá” del padre y el “allá” del hijo, y está estrechamente relacionado con los cuerpos. El segundo espacio se estructura en base al ámbito indiferenciado del llano contrapuesto al espacio comunitario del pueblo que, en este caso tiene un nombre, es Tonaya, un pueblo real de la región de los altos de Jalisco.

El espacio que caminan los hombres es un ámbito indefinido, muy parecido al de la peregrinación de “Talpa” o a la marcha al pueblo de “Nos han dado la tierra.” Es el espacio del llano, el de los caminos que puede servir tanto para hacer el bien como para hacer el mal. Así, el padre hace el bien y lleva a curar a su hijo al espacio comunitario de Tonaya, mientras que el hijo utiliza el llano para hacer el mal: “trajinando por los caminos, viviendo del robo y matando gente…Y gente buena”(137). Es característico, en éste como en otros relatos de Rulfo, que se hable del paisaje como si el interlocutor/lector ya lo conociera. Se nombran detalles de manera casual, como sin querer llamar la atención sobre ellos. No hay una voz omnisciente que de una descripción total del paisaje. Sólo al seguir las sombras de los caminantes se van develando detalles del terreno: “La sombra larga de los hombres siguiómoviéndose de arriba abajo, trepándose a las piedras, disminuyendo y creciendo según avanzaba por la orilla del arroyo” (134). Más adelante se menciona un monte: Tonaya “estaba detrasito del monte”(134) aunque este monte no se describa nunca, ni se diga cuándo ha sido atravesado en la caminata.

Como espacio opuesto y externo al del llano, Tonaya condiciona la marcha de la pareja por el llano e impulsa, asimismo, la narración. El contraste entre ambos espacios, el del llano y el del pueblo, acentúa la desorientación de la pareja: “Este no es ningún camino. Nos dijeron que detrás del cerro estaba Tonaya. Ya hemos pasado el cerro. Y Tonaya no se ve, ni se oye ningún ruido que nos diga que está cerca” (135). En nuestro análisis es posible afirmar que Tonaya es la esperanza, el marco de referencia que si bien ordena el espacio en un ámbito comunitario, está en el relato fuertemente relacionado con la muerte. Cuando padre e hijo llegan al pueblo los sonidos y las luces se hacen presentes, pero también la muerte.

Alienación y fragmentación del cuerpo
Pareciera que a veces padre e hijo son una unidad, como una sola sombra. La pregunta por la cercanía del poblado, “Ya debemos estar llegando a ese pueblo Ignacio”(134), refleja el hecho de que los dos protagonistas se hagan casi uno solo, y de que las orejas del hijo suplan a las del padre, en ese cuerpo compuesto por partes de ambos: “Tú que llevas las orejas de fuera, fíjate a ver si no oyes ladrar los perros” (134). Si las relaciones corporales entre un acá abajo y un allá arriba como puntos de referencia que se mueven por el espacio del llano son por un lado vistas como una unidad por el autor, por otro lado ambos personajes también se describen como un conjunto fragmentado de partes corporales. De la descripción del hijo y del padre como una sola sombra tambaleante, comienzan a desprenderse partes: “los pies se le encajaban en los ijares como espuelas. Luego las manos del hijo que traía trabadas en su pescuezo, le zarandeaban la cabeza como si fuera una sonaja” (135). La cara del padre está descripta como un conjunto de partes que casi no se relacionan entre si: “El apretaba los dientes para no morderse la lengua y cuando acababa aquello le preguntaba…” (135). Además de estar presentados en partes, estos cuerpos se caracterizan como bestias u objetos más que como seres humanos: pies e ijares como si fuera un animal, pescuezo como si fuera un animal, cabeza como si fuera una sonaja. La animalización y la alienación de los cuerpos enfatiza el valor, o la falta del mismo, de la vida del campesino mexicano de la época ya que, más que seres humano, parece que fueran bestias de carga, y esto en sentido literal en el cuento que nos ocupa. Para peor, estas partes de los cuerpos, como los ojos y los oídos del hijo, a los que el padre hace referencia constantemente para que le muestren la cercanía de Tonaya, en ningún momento son útiles. Esta inutilidad de los sentidos hace que sea imposible ubicarse espacialmente en el llano, hasta que la evidencia de haber llegado al pueblo se ubica frente al padre.

Inutilidad del lenguaje
La inutilidad de los sentidos se extiende a la del lenguaje. El diálogo o su ausencia, el quedarse callado ante las preguntas del padre, muestran la inutilidad del lenguaje como medio de comunicación entre las personas, aún entre padre e hijo. Por ejemplo, a pesar de ser una unidad el hijo no oye al padre: “-Me oíste Ignacio? Te digo que no veo bien. Y el otro se quedaba callado” (135). La presencia heroica del padre, la ausencia de la madre, la rebeldía del hijo, conforma una relación edípica que, a nivel simbólico, tiene consecuencias en el lenguaje que los personajes utilizan para comunicarse. El mismo no cumple su cometido y, más que unirlos, los aísla en sus propios mundos internos donde los sentidos hasta parecen intercambiarse y las palabras no alcanzan a cumplir su cometido. Así, por ejemplo, el ver y el oír se sustituyen y ninguno alcanza a guiar a la pareja:

“No se ve nada.
-Ya debemos estar cerca.
-Sí, pero no se oye nada.
-Mira bien.
-No se ve nada.
-Pobre de ti, Ignacio.” (134)

Otras instancias que refuerzan el tema de la inutilidad del lenguaje se van presentando con más fuerza a medida que la pareja avanza y el padre acaba hablando solo. Se dice del hijo: “Hablaba poco. Cada vez menos. En ratos parecía dormir. En ratos parecía tener frío” (135). Los diálogos no se establecen sobre los mismos temas, sino que las respuestas no corresponden a las preguntas ni a las demandas de cada uno de los personajes: ” – Tengo mucha sed y mucho sueño. -Me acuerdo cuando naciste” (137).

Las repeticiones también refuerzan esta idea de la inutilidad del hablar: “Primero le había dicho: Apéame aquí…Déjame aquí…Vete tú solo. Yo te alcanzaré mañana o cuando me reponga un poco.’ Se lo había dicho como cincuenta veces” (135). Más adelante dice el hijo: “-Bájame, padre” a lo que responde el padre: “Te llevaré a Tonaya a como dé lugar. Allá encontraré quiën te cuide” (136); y “Me derrengaré pero llegaré con usted a Tonaya, para que le alivien esas heridas que le han hecho” (136). El padre no hace caso, así como el hijo antes no hizo caso al padre y se volvió un bandido. En éste, como en otros relatos de Rulfo, no se da una comunicación real y fluida entre los personajes a través del lenguaje.

Tiempo
El ámbito temporal, las horas que han venido andando, está marcado por el recorrido de la luna en el cielo: “La luna venía saliendo de la tierra, como una llamarada redonda” (134) más tarde se aclara que: “Allí estaba la luna. Enfrente de ellos”(135). Y luego: “La luna iba subiendo, casi azul, sobre un cielo claro” (136). Finalmente: “Allá estaba ya el pueblo, vio brillar los tejados bajo la luz de la luna”(138). La luna abre y cierra la narración y hace que el texto cobre una estructura circular a la vez que, si bien el astro marca el paso del tiempo, también lo hace lento a partir de repeticiones del mismo tema. Sabemos que allá atrás, horas antes, cuando salía la luna, comenzó la marcha y que cuando ósta estó en el cielo, la pareja termina de andar.

En cuanto a la referencia histórica de este relato, se hace sumamente difícil, si no imposible, precisar el tiempo cuando transcurre la narración, a no ser por la presencia de bandas armadas que asolaban el llano, que tanto podían ser formadas de ex-revolucionarios, a partir de 1915 en adelante, como de bandoleros anteriores a la Revolución. Como dijimos antes, la relación padre e hijo puede orientarnos en este sentido, ya que plantea la desestabilización de una forma social que tenía a la familia como grupo bósico en favor de organizaciones sociales distintas, constituidas como consecuencia del advenimiento de la explotación capitalista de la agricultura, proceso que comenzó a partir de 1910.

Cuando finalmente llegan a Tonaya, el padre baja al hijo que, aunque no lo sabemos con certeza, suponemos que está muerto. Entonces, todos los perros ladran o, más bien, el padre los oye por primera vez. La voz del narrador se hace presente para anunciar la llegada al pueblo donde “por todas partes ladraban los perros” (138).

En suma, en esta narración se reconocen los temas de Rulfo que aparecen a lo largo de su producción. Entre ellos se encuentran las relaciones familiares, tanto paterno-filial como la ausencia de la madre, la visión subjetiva del espacio, la alienación y la fragmentación del cuerpo, y la inutilidad del lenguaje como medio de comunicación, así como un tratamiento peculiar del tiempo y de la cronología. A través de estos temas se hace patente el enfrentamiento de los espacios del llano, en donde se mata, y el del pueblo, en donde se cura, y la falta de integración de ambos la cual refleja la incompatibilidad de las formas de vida tradicionales que estaban cambiando ante el “progreso” del agro mexicano. Este enfrentamiento parece querer motivar al lector a buscar una solución a la situación trágica que se presenta en el relato, solución que busque integrar las formas sociales y familiares en procesos de cambio y, a partir de esa motivación, instar al lector comprometido a buscar un cambio de la situación real.

Ejercicios imperfecto de subjuntivo

25 Feb

 

Imagen

I. Llena los espacios con la forma apropiada del imperfecto del subjuntivo.
1. Ya era hora de que Isabel _______________ (empezar) a decir la verdad.
2. Teníamos miedo de que la cena ______________ (hacer) daño a los invitados.
3. Era cierto que ellos ________________ (ir) al cine ayer.
4. María se preocupaba de que sus padres le _______________ (castigar) por haber roto el vaso.
5. Fue una lástima que yo no _______________ (saber) la historia antes.
6. No dudábamos que su hijo _______________ (ser) un trabajador.
7. Era seguro que este verano Mayte ________________ (relajarse) durante las vacaciones.
8. Juan me hablaba como si _________________ (ser) mi padre.
9. Ellos estudian como si _______________ (tener) un examen mañana.
10. Si los padres ________________ (cuidar) de sus hijos como Pedro, habría muchos niños buenos en el
mundo
II. Condicional/Imperfecto del Subjuntivo: Victoria y Carlos están hablando de cómo cambiaría su vida si
los seres humanos no necesitaran comer para sobrevivir.
Victoria: Si yo no ___________________________ (tener) que comer, estaría muy triste porque a mí me
encantan los postres.
Carlos: Pobrecita. ¿Crees que no _________________________ (tener) comida en el
mundo? Si la gente_______________________ (dejar) de cultivarla, sería una vida muy aburrida. Estoy seguro
de que ______________________ (haber) comida.
Victoria: Si nosotros no ________________________ (comer), ______________________ (poder) gastar
nuestro dinero en otras cosas. A mí me gustaría tener más dinero.
Carlos: Si tú ___________________________________ (poder) comprar cualquier cosa, ¿qué sería?
Victoria: Yo ______________________________ (comprar) una casa en una playa de España y no trabajaría
nunca.
Carlos: Si yo ____________________________ (ser) tú, _____________________ (esperar) sentada.
III. Entrevista: Las posibilidades y las fantasías… Conteste las preguntas usando el Imperfecto del
subjuntivo y el condicional.
¿Qué harías…
1. si no fueras estudiante?
2. si fueras el/la presidente?
3. si tuvieras un accidente en un coche de un amigo?
2
4. si tuvieras una cita con una estrella de cine?
5. si pudieras cambiar tu apariencia?
6. si pudieras hablar con cualquier persona en el mundo?
7. si fueras a Europa?
8. si vieras a una persona que robaba una tienda?
9. si recibieras un regalo que no querías?
IV. Reescriba las siguientes frases usando el pasado del subjuntivo y el condicional.
Modelo: Ellos no viven cerca de aquí y por eso no los visito.
Si vivieran cerca de aquí, los visitaría.
1. No existe un sistema de transporte público y por eso no voy a mi trabajo en autobús.
______________________________________________________________________
2. No hacen ejercicios y por eso no tienen un cuerpo sano.
______________________________________________________________________
3. Hoy llueve y así tenemos que trabajar adentro.
______________________________________________________________________
4. Se preocupan mucho y por eso siempre están tristes.
______________________________________________________________________
5. No se lo comen y por eso tienen mucha hambre.
______________________________________________________________________
V. Si fuera posible… Complete las siguientes oraciones llenando los espacios con la forma correcta del
condicional y imperfecto del subjuntivo.
1. Si yo _______________________ (tener) tiempo, ____________________ (hacer) un viaje a todos los
países del mundo.
2. Los Madariaga ____________________ (venir) a visitarnos si nosotros los ______________ (invitar).
3. Laura ______________________ (ver) esa obra de teatro si _________________ (haber) entradas.
4. Si Diego _______________________ (ganar) la lotería, __________________ (comprarse) un coche
deportivo.
VI. ¿Qué recomendarías para mejorar la televisión? Complete las siguientes oraciones con sus propias ideas.
¡Ojo! Será necesario usar el condicional o el imperfecto del subjuntivo.
MODELO: La televisión beneficiaría más a la sociedad si….
se aumentara el número de programas científicos.
1. La televisión reflejaría la sociedad más fielmente si..
______________________________________________________________________
3
2. Los canales grandes transmitirían más programas educativos si….
______________________________________________________________________
3. Los padres no tendrían que vigilar los programas si…
______________________________________________________________________
4. Si las mujeres estuvieran encargadas de la programación….
______________________________________________________________________
5. Si se cancelaran todos los programas que contienen violencia…
_____________________________________________________________________
6. Si todavía hubiera sólo las tres cadenas grandes…
______________________________________________________________________
VII. Los medios de comunicación y la sociedad: Contrary to fact statements. Termine las siguientes frases
usando o el IMPERFECTO DEL SUBJUNTIVO o el CONDICIONAL. Use los verbos a continuación.
NO REPITA LOS VERBOS.
transmitir eliminar prohibir aumentar establecer
1. La televisión beneficiaría más a la sociedad si…
____________________________________________________________________
2. Los televidentes no se idiotizarían tanto si…
____________________________________________________________________
3. Si se cancelaran todos los programas que contienen violencia…
____________________________________________________________________
4. Si no se incluyeran los anuncios publicitarios en los programas para niños…
____________________________________________________________________
VIII. Si yo pudiera… Termine las siguientes oraciones con la forma apropiada del verbo indicado según el
modelo. ¡OJO! Algunas veces Ud. debe usar el condicional y otras veces el pasado del subjuntivo.
Modelo: Si pudiera ser astronauta (sentirse) me sentiría orgulloso.
El mundo sería un lugar ideal si (haber) hubiera paz.
1. Si yo no tuviera que trabajar, (viajar). . .
____________________________________________________________________
2. Mi hermano se pondría enfermo si (comer) . . .
____________________________________________________________________
IX. Llene los espacios con la forma apropriada del pluscuamperfecto del subjuntivo y el condicional
perfecto.
4
1. Si yo _______________ _________________ (terminar) mi trabajo para las diez, _________________
________________ (llegar) a tiempo.
2. Si nosotros ________________ _______________ (planear) mejor nuestro horario, no nos
_________________ ________________ (perder) la fiesta.
3. Mis amigo _____ _____________ ________________ (quedarse) hasta las tres de la mañana, si ellos _____
_______________ __________________ (divertirse) más.
4. Yo __________________ __________________ (disfrutar) de una comida rica, si yo no
_____________________ ____________________ (gastar) tanto tiempo pensando en qué pedir.