Resumen y análisis del cuento de Juan Rulfo: “Diles que no me maten”

11 Feb

Imagen

“Diles que no me maten” es uno de los tantos cuentos del mundialmente reconocido escritor mexicano Juan Rulfo, en el que se ven reflejadas sus vivencias. Como es su costumbre, la trama se desarrolla en un pueblo de nuestro México. De nuevo, Rulfo escribe sobre los personajes que habitan en los poblados, sus costumbres, su estilo de vida, sus motivos, sentimientos, su forma tan peculiar de hablar, acorde con la región… Quien mejor que él, para describir tan fielmente, la vida de “la gente de pueblo”. ¿ De qué trata este cuento regionalista, tan pequeño en extensión pero tan profundo en su contenido? La historia es sencilla, pero su genialidad, es que sigue vigente en nuestros días: Juvencio Nava mata a su amigo, a su compadre Lupe Terreros, por pelear las tierras fértiles de éste último. Pleitos tan comunes de la gente de estas poblaciones. Pleitos que se repiten a través de generaciones y en nuestros tiempos. Las sequías duraron mucho tiempo y los animales de Juvencio morían por no tener donde pastar. El mejor lugar para pastar era el terreno de su compadre, pero éste no le permitía entrar. Por eso, desesperado, Juvencio rompía la cerca de Don Lupe todas las noches para llevar a sus animales a pastar. Después de varias advertencias, Don Lupe, enojado, le mata un novillo y la respuesta de Juvencio no se hace esperar: desata toda su furia contra su amigo. Hasta aquí, podríamos cuestionarnos como pueden ser tan amigos estos dos hombres y hasta compadres, si a uno lo cega su egoísmo y al otro la envidia. En los problemas, en las dificultades, se conocen los verdaderos amigos. 30 largos años escondiéndose, tratando de hacerles ver a todos los demás habitantes de la región, que tuvo motivos para matar. Al principio dio en prenda sus animales, mas sin embargo, no le sirvió de nada; perdió su terrenito, se escondió en otro pueblo, y a lo largo de los años, su mujer terminó abandonándolo. No la buscó, porque tenía miedo de que lo encontraran, prefería seguir escondido y salvar su vida. Se quedó solo con su hijo Justino. Éste creció y se casó. Ahora tenía 8 hijos por quien velar. ¡ Diles que no me maten! Le repetía una y otra vez a su hijo, y le pedía, casi exigía, que abogara por él. Pero Justino ya no deseaba interceder, porque temía que lo juzgaran por lo que hizo su padre y ahora debía proteger a su familia, que era numerosa. Esa era su primer responsabilidad y quería cumplirla. Juvencio seguía pensando que ya había pagado por su crimen con creces: 30 años huyendo, 30 años escondido, 30 años viviendo miserablemente. No merecía morir. Al menos, eso creía él. Ya era viejo, pero ahora, debía responder por su crimen. Había dejado una viuda y dos huérfanos, apenas de 5 años. ¿ Podrían perdonarle? Tarde o temprano, el destino nos alcanza. Podemos huir, podemos darle la vuelta, pero un día, tendremos que enfrentarlo. Cada acto que el hombre realiza, debe hacerlo asumiendo su responsabilidad, porque nadie más, puede hacerlo por él, sin importar cuales sean los motivos… las razones…sin importar, cuales sean las consecuencias.

 
About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: